Estás en la puerta del Juzgado de guardia. Ves a otras familias en tu misma situación. Solo sabes que lo han detenido y que está allí dentro pero nada más… ¿Qué pasará con él? ¿Lo pondrán en libertad? Esperas noticias. Finalmente alguien sale del Juzgado y te informa que se lo llevan a prisión…Se te cae el mundo al suelo y te haces mil preguntas… ¿Cómo estará? ¿Puedo hacer algo por él? ¿Hasta cuándo estará allí? ¿Hay alguna forma de luchar para ayudarle? En este artículo voy a intentar darte algunas respuestas que podrán servirte para ayudarle y para conocer su situación.

Lo primero que debes saber es qué es tu familiar se encuentra en situación de “prisión provisional”.

¿Qué es eso? Es una medida que decide un juez por la que una persona que ha sido acusada de un delito irá a prisión hasta que dicte sentencia. Con esta medida se pretende asegurar la presencia del acusado en el proceso judicial, evitar que se destruyan pruebas, evitar ataques en contra de la supuesta víctima y/o evitar que se cometa un nuevo delito.

¿Todos los detenidos tienen que cumplir prisión provisional? No. Encerrar a una persona debería ser la última medida que se debería acordar ya que va en contra uno de los derechos más fundamentales que existen, como es la libertad. Por ello solamente tomará esta decisión cuando entienda que es la más adecuada y la menos grave y nunca como un castigo por el delito del que se le acusa… (Puede haber sido detenido, pero todavía no ha sido juzgado ni, mucho menos, condenado).

¿Cuáles son las condiciones para que se pueda acordar la prisión provisional?

  • Que exista un equilibrio entre quitarle a una persona su libertad y entre el objetivo que con ella se persigue (proteger a la víctima, o asegurar la presencia del acusado en el proceso, o cualquier otro). Éste es uno de los motivos por los que se puede luchar contra la decisión del Juez pues, en ocasiones, dan unas respuestas  en las que no se explica el motivo de su decisión de una forma clara, específica y razonada.
  • Que existan serias sospechas de que el acusado es el autor del delito y que éste sea, más o menos, grave.
  • Que exista peligro de fuga o de que, de algún modo, el acusado pueda impedir la acción de la justicia (por ejemplo, destruyendo alguna prueba).

Para valorar el riesgo de fuga el juez deberá tener en cuenta, además, algunas otras cosas como, por ejemplo, que tenga un domicilio estable en España, un trabajo, una familia y que tenga otros lazos que le vinculen al país (arraigo). Si fuera éste el caso y no existiera ninguna sospecha de que pudiera huir, tu abogado podría luchar por conseguir que saliera en libertad provisional.

¿Qué hacer para luchar contra esta decisión? Ten en cuenta que el abogado podrá recurrir la decisión del Juez. Para ello cuenta con tres días para presentar uno de los recursos llamado “reforma” y con cinco días para el otro recurso, llamada “apelación”. Como el plazo es muy corto te recomiendo que acudas de inmediato a un abogado especialista en Derecho Penal que te explique cómo luchar, en tu caso concreto, contra esta situación tan dolorosa y, a veces, tan injusta.

¿Necesitas más aclaraciones? ¿Te surgen más dudas? Contacta con nosotros en el 955 290 180 o en info@penaltech.com para darte respuesta a todas tus preguntas… ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

Abrir chat