En este post vamos a darte todas las pautas que necesitas para conocer cuánto cobra un abogado por un juicio penal.

Si has llegado hasta aquí es porque necesitas no sabes cuanto cobra un abogado pero necesitas contratar sus servicios y tienes la idea de que los abogados son bastante caros y, el hecho de no poder pagarle, o de tener que gastarte mucho, es un tema que te inquieta. Saber cuánto cobra un abogado es algo fundamental para ti ¿Verdad?

El problema es que preguntas, te metes en muchas webs de abogados y no encuentras una información clara sobre sobre cuánto cobra un abogado.

Para darte respuesta a tu inquietud voy a darte 4 pautas que necesitas para que puedas conocer cuanto cobra un abogado y qué te puedes encontrar para cuando vayas a verlo.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

  1. Cómo se hacía antes y cómo se hace ahora…
  2. ¿Antes o después del Juicio?
  3. Distintas formas de cobro.
  4. Como lo hacemos y cuánto cobramos nosotros.

1. Cómo se hacía antes y cómo se hace ahora…

Sin ánimo de soltarte un rollo, de forma breve y en primer lugar te diré que hasta el año 2009 había unas normas de mínimos que eran obligatorias para los abogados. En estas normas se regulaba cuanto cobra un abogado por cualquier tipo de asunto.

En concreto, éstas le indicaban al abogado cuanto tenía que cobrarte como mínimo, en función del trabajo que hubiera hecho o del que te fuera a hacer. De esta forma podías tener claro cuánto cobra un abogado (siempre que te lo dijera desde el principio, claro está!).

De este modo si, por ejemplo, necesitabas contratar a un abogado para defenderte porque te estaban acusando de haber salido a tomarte unas copas y, en un control de la Guardia Civil, habías dado positivo en un test de alcoholemia, el abogado se iba a la parte de esas normas que trataban los juicios penales.

Por otro lado, si lo que necesitabas era divorciarte porque ya no aguantabas más en tu casa, el abogado se iba a las normas específicas que regulaban los honorarios que tenía que cobrarte por un divorcio.

Estas normas se conocen como Baremo de honorarios del Colegio de Abogados y cada Colegio de Abogados tenía las suyas propias. Para que te hagas una idea, te pongo un enlace, por ejemplo, al Baremo de honorarios del Colegio de Abogados de Vigo (haz clic aquí).

Esto fue así hasta el año 2009 pero hubo un par de leyes (la Ley 17/2009 de 23 de noviembre, y la Ley 25/2009 llamada la «Ley Ómnibus»), que básicamente vinieron a cambiar la forma en que los abogados debían cobrar sus servicios y dejó vía libre para que, cada abogado, te cobrase (hablando en plata) lo que le diera la gana. En consecuencia parecía que se hacía más difícil aclarar cuánto cobra un abogado.

Hasta ese momento era muy normal que contrataras al abogado y, cuando se resolvía el juicio, el abogado te dijera cuanto había sido la cuenta. Lo que hacía era que aplicaba las normas que se aplicaban a tu asunto en función de lo que hubiera ocurrido durante el proceso. Más adelante te pondré algún ejemplo para que me entiendas bien.

A partir de ese momento nadie tenía claro cuanto cobra un abogado por un caso penal, por un divorcio, o por cualquier otro caso ya que, cada abogado te podía cobrar lo que considerase oportuno.

Esto, por un lado, es genial para la persona que necesita de los servicios de un abogado porque podía encontrar la opción que más le interesara pero, por otro lado, generó bastante confusión porque, en muchísimas ocasiones, nadie tenía ni idea de cuanto cobra un abogado (ni siquiera, a veces, el propio abogado!).

2. ¿Antes o después del Juicio? 

Hasta el año 2009, como te he dicho, era normal que el abogado ni te hiciera alusión al tema de cuanto cobraba. Algunas personas en estos casos, no sin un poco de corte, le preguntaban al abogado… «¿Podría decirme cuál es el precio de sus servicios?» y que el abogado le respondiera… «Hasta que no tengamos acabado el asunto no puedo tener claro qué tengo que hacer y, en consecuencia, no puedo darle una respuesta». Con suerte te daba un precio aproximado que podía ser ese o variar.

Esto era así porque, como te digo, antes se aplicaban las normas del Colegio de Abogados a rajatabla como cantidad mínima a cobrarte.

En consecuencia, no tenías ni idea de si el precio era poca cosa o si ibas a tener que hipotecar tu casa! (en la mayoría de los casos es una exageración, eh? 😉

El no saber cuánto cobra el abogado generaba una inquietud importante. Yo me pongo en el pellejo de la persona que acude preocupada al abogado (nadie va al abogado si no es por algo importante y, normalmente, grave) y me vuelvo a mi casa sin tener todas las respuestas claras, incluido cuanto cobra el abogado, y te confieso que regresaría preocupado como poco.

Lo bueno es que esto, poco a poco, ya está cambiando. Si tú no tienes culpa alguna de cómo está montado el sistema de cobro de los abogados ¿porqué vas a tener que sufrir tú las consecuencias? ¿Porqué no vas a conocer cuánto cobra un abogado desde antes de contratarlo para valorar si te interesa?

El motivo por el que está cambiando es porque, como ya te he dicho, ahora ese sistema del «Baremo» ya no es obligatorio y, por tanto, existen otros sistemas (incluso te diré que hasta, en cierto modo, está perseguido (si no me crees mira este enlace del Colegio de Abogados de Sevilla).

Aunque ahora te explicaré cuales son esos sistemas, lo que quiero que sepas desde ya es que ahora el abogado te puede dar un precio al principio de sus servicios, incluso antes de que lo contrates.

Si te soy sincer@, te diré que yo personalmente no contrataría nada sin antes saber si me puedo, o quiero, gastar lo que me quieran cobrar. Nada es nada! ¿Porqué tendrías que hacerlo tú?

Llegado este punto mi consejo es que, si no te dan un precio al principio, busques a otro abogado que te sea claro incluso desde antes que contrates sus servicios (¿Has escuchado eso de que, «lo que mal empieza, mal acaba»? Pues seguro que no es así en todos los casos pero yo preferiría no probar suerte conmigo mismo y tampoco lo querría para ti…).

En definitiva, la respuesta de «¿Cuánto cobra un abogado?» debe de quedar respondida antes de que contrates nada.

3. Distintas formas de cobro. 

En este apartado quiero hablarte de las distintas formas que tienen para calcular el coste del servicio los distintos tipos de despachos de abogados.

Las fórmulas más comunes son las siguientes:

  • a) Sistema tradicional. Baremo de honorarios.
  • b) Cuantías fijas. Descuentos sobre el baremo.
  • c) A ojo de buen cubero…
  • d) Por horas.
  • e) En función de la carga de trabajo.

Vamos a explicarlas una a una:

a) Sistema tradicional. Baremo de honorarios.

Aunque ya hemos explicado algo sobre este tema, me gustaría decirte que este sistema se sigue usando para cuando el juez impone la condena en costas a una de las partes. Para que nos entendamos, la condena en costas se produce cuando el juez entiende que una de las partes tiene la razón, obligando a la otra a pagar los costes o «costas» de abogado y de otros profesionales que haya tenido que contratar para defender sus intereses.

Además de para esto ¿se sigue usando para calcular cuánto cobra un abogado directamente a sus clientes? La respuesta es sí. Hay muchos abogados que lo hacen.

Esto supone un sistema cómodo para el abogado y objetivo ya que las normas son las que son y el abogado, si se somete a este sistema, tiene poco que decir… Directamente aplica las normas y, con esto, ya sabe lo que cobrarte.

El inconveniente es que hay cuestiones que, a priori, no se pueden conocer y va a ser difícil darte un precio cerrado desde el primer momento. También supone que la cuenta al final te salga por una burrada por un trabajo escaso lo cual, en mi opinión, es bastante injusto… El abogado tiene que cobrar por el trabajo que haga. Nada más y nada menos.

Te pongo un ejemplo…

Imagina que te están acusando de un delito.

En tu caso ocurren varias cosas:

  1. La policía fue a tu casa a detenerte hace un año y medio, en concreto un martes a las 10 de la mañana. Cuando estuvo allí se llevó  determinados objetos que podrían estar relacionados con el delito, como por ejemplo, un ordenador y tu teléfono móvil, porque allí creían que podían encontrar material de contenido sexual de menores (Aunque no quiero desviarme, si estás leyendo esto porque te han detenido a ti o a un familiar, te recomiendo que veas también otro post haciendo clic aquí. También puedes ver otro artículo donde te informo de los derechos de la persona que ha sido detenida aquí).
  2. Después de la detención, te pusieron en libertad y en la fase de «instrucción» (o investigación) del procedimiento judicial hubo tres testigos que declararon ante este Juez que es el que se encargaba de investigar lo ocurrido. En esas declaraciones estuvo presente tu abogado.
  3. Después de un tiempo tu abogado y tú fuisteis al Juicio y al final te condenaron a 1 año y medio de prisión.

Imagina que no hay nada más en tu asunto (el abogado hará muchas otras cosas que son minutables (cobrables) pero, por simplificar y para que me sirve el ejemplo, no las incluyo).

En este caso y, como te he dicho, cada colegio de abogados tiene un baremo (o normas de honorarios) propio por lo que, para que te hagas una idea, voy a basarme en el Colegio de Abogados de Vigo, haciendo clic aquí.

En nuestro ejemplo, el abogado tendría que tener en cuenta los siguientes conceptos (todos sacados de las normas del Colegio de Abogados de Vigo que te he incluido en el enlace anterior):

  1. Por asistirte cuando estuviste detenido: Norma 168 («Asistencias a detenidos.- a) Si la asistencia tuviese lugar en horas judiciales hábiles (entre las 9:00 h y las 20:00 h)»): 120 €. 
  2. Por preparar y acudir a las declaraciones de los tres testigos: Norma 180 («Asistencia a diligencias y actuaciones en la sede del juzgado.- En la generalidad de las actuaciones en que deba asistir el letrado: 90 €»). Como son tres diligencia en tres días distintos: 90 € x 3 = 270 €. 
  3. Estudio del asunto. Norma 182 («Estudio de la causa.- Se minutará teniendo en cuenta las dificultades jurídicas, las de hecho del asunto y su laboriosidad, así como las demás reglas del título preliminar 120 €»): 120 €. 
  4. Juicio Oral. Norma 188 («En el supuesto de que se desestime íntegramente lo solicitado por el letrado de la defensa, se aplicarán las cantidades recogidas en la norma 186, con una minoración de un 30%.») y también la norma 186 («186.- Primer supuesto.- Caso de que la condena coincida o sea superior a la solicitada por el letrado, se aplicarán, las siguientes cantidades: (…) b) Penas menos graves: 1.200 €»). Como en nuestro caso no le han dado la razón a tu abogado, este concepto será por valor de 1200 € menos un 30%. Total:  860 €.

Subtotal (suma 120 + 270+ 120 + 860) = 1370 €. 

IVA de 1370 (21%) = 287,70 €

TOTAL (1370 + 287,70) = 1657,70 €.  

b) Cuantías fijas. Descuentos sobre el baremo.

b.1) Otros abogados, lo que hacen es establecer una cantidad fija según el tipo de asuntos. Esto es típico de los abogados generalistas, los que llevan un poco de todo, aunque también lo hacen otro tipo de abogados.

Básicamente tienen una lista fija de precios. Te pongo un ejemplo inventado:

  • Divorcio contencioso: 1800 €.
  • Divorcio de mutuo acuerdo: 1540 €.
  • Defensa en procedimiento Penal 2300 €, 
  • Juicio por delitos leves: 250 €. 
  • Despido: 750 €. 
  • Etc…  

b.2) También hay otros abogados que directamente calculan sus honorarios según las normas del Baremo que antes te he explicado y, al resultado, le aplican un porcentaje de descuento.

Volvamos al ejemplo que te he puesto en el que te acusaban de un delito. Imagina que tu abogado aplica un 15% de descuento a la cantidad que obtiene del baremo.

En este caso los cálculos serían los siguientes:

  • Honorarios según las normas del Baremo (incluido el IVA): 1657,70 €.
  • Descuento 15%: -248,65 €
  • Total: 1409,05 €

c) A ojo de buen cubero…

El nombre lo deja bastante claro ¿Verdad? Aunque no lo creas, muchos despachos de abogados no tienen un criterio claro, ni fijo, para darte un precio sino que lo hacen únicamente en base a sensaciones, a lo que ellos crean, a si le va a costar más o menos tiempo y/o trabajo el tramitarlo y resolverlo pero sin ningún dato objetivo. Solamente se basan en sensaciones.

El problema es que estas sensaciones te pueden perjudicar porque el abogado te cobre más de lo que, objetivamente, pueda resultar justo.

Aunque te pueda sonar raro, esto es más común de lo que parece… A priori te digo que te va a resultar difícil tener una idea de cuanto cobra un abogado que se rija por este sistema.

Seguro que ya vas comprendiendo porqué encuentras tan poca información sobre el asunto ¿Verdad?

d) Por horas.

Estos abogados ponen precio a su hora de trabajo, dejándolo claro desde el principio y les cobran en función del tiempo de trabajo que hayan realizado. Básicamente el sistema consiste en «Tantas horas trabaja el abogado, tanto cobra». Es simple y claro ¿Verdad?

Se trata de una opción muy justa ya que el abogado únicamente te cobrará por lo que haya hecho y no por más o por menos.

Este sistema tiene un gran inconveniente… El problema que tiene esta opción es que, aunque sepas cuanto te cobra la hora, no vas a tener una idea de cuantas horas necesita para gestionar tu asunto… En definitiva, este sistema se escapa de tu control y no podrás saber cuanto te va a cobrar hasta que acabe el asunto, cuando te informe de las horas que ha trabajado.

e) En función de la carga de trabajo.

Esta es una opción parecida a la anterior pero con una gran ventaja… Elimina cualquier duda sobre los honorarios y sabrás claro, desde el principio, cuánto cobra un abogado que siga este sistema. Además, solo pagarás por el tiempo que se le vaya a dedicar a tu asunto y no por más. Claro y justo ¿Verdad?

Con este sistema el abogado, que tiene claro con antelación cuál es su coste/hora, hará una estimación del tiempo que le va a tener que dedicar a tu asunto y solo te cobrará por el tiempo que prevea que le va a dedicar al asunto (ni un céntimo más). Multiplicará las horas de trabajo por el coste de cada hora de su trabajo y ese será el precio que te cobrará.

En nuestra opinión, este es el sistema más justo y el que tiene más ventajas ya que:

  1. Podrás tener un presupuesto claro desde el principio.
  2. Solamente pagarás por las horas que trabaje el abogado, y no por más.
  3. El abogado también recibirá un precio justo ya que cobrará por el trabajo que haga, y no por menos (todo el mundo feliz!).
  4. En este tema tan delicado, todo estará claro desde el primer momento pudiendo decidir si te interesa o si rechazas el presupuesto que te ha dado.

El inconveniente que tiene este sistema es que el despacho tiene que funcionar muy bien ya que el abogado tiene que tener muy claro cuál es su coste/hora (y son muy pocos los que lo tienen) y también el tiempo estimado en un asunto como el tuyo (lo cual, a priori, es bastante difícil porque el abogado tiene que tener súper controlada la carga media de trabajo que tienen asuntos idénticos al tuyo).

4. Como lo hacemos y cuánto cobramos nosotros. 

Como te decía, este último sistema, nos resulta el más justo por todos los motivos que te he comentado. Sobre todo porque te ofrece una respuesta clara a cuánto cobra un abogado desde el principio y te da libertad para que decidas si, junto con las otras cuestiones de valor que te ofrezca el abogado, te interesa contratar sus servicios, o no.

En nuestro caso, nos regimos por este sistema. Por eso nos hemos partido la cara por generar todo un sistema de trabajo que nos da todos los datos que te he comentado. Por eso contamos con un protocolo de gestión en el que, entre otras cosas, medimos cada minuto que le dedicamos (literal) a cada asunto.

Esto hace que podamos tener muy claro cual es la media de tiempo que tenemos que dedicarle a asuntos como el tuyo y lo sabemos desde el inicio, tan solo con algunos datos que obtenemos en una primera entrevista contigo.

Esto solo es posible porque únicamente nos dedicamos a la defensa en dos cuestiones muy concretas y especializadas: Procedimientos judiciales penales en defensa de acusados por delitos y en defensa de acusados por delitos tecnológicos. Hacemos lo mismo una y otra vez. Solo porque repetimos lo mismo una y otra vez somos capaces de obtener estos datos (no me preguntes por asuntos que no tienen nada que ver con nuestras especialidades porque no tendré una respuesta!).

Como te digo, necesitamos sentarnos contigo para aclarar las variables que nos ayudarán a darte el presupuesto que te facilitaremos, sin ningún coste ni compromiso. Calcularemos en ese mismo momento el precio, y la forma de pago que mejor se adapte a ti, y te lo llevarás por escrito antes de que acabe la reunión. De esta forma sabrás cuanto cobra un abogado de los que forman parte de nuestro equipo desde el primer día en que nos sentemos a hablar de tu asunto y te sentirás con toda libertad para decidir si lo que nosotros te ofrecemos (incluido el precio) se ajusta a tus circunstancias e intereses.

Es difícil darte un precio sin conocer nada de tus circunstancias por lo que, por este motivo, no podré decirte cuánto cobra un abogado de nuestro despacho en asuntos como el tuyo. No obstante sí debes saber, para que te sirva de orientación, que un presupuesto por un delito que lleve aparejada pena de prisión podría ir desde los 1300 €. Si quieres calcular lo que te costaría en tu caso, solo tienes que comentarnos, reunirte con nosotros y te lo llevarás sobre la marcha.

¿Te quedan más dudas sobre cuánto cobra un abogado? Llámanos. Estaremos encantados de aclararlas!

Suerte!

 

Abrir chat